Delta del Ebro, un lugar único, naturaleza en estado puro.
El Delta del Ebro es singular por sus paisajes naturales, el corazón del Parque Natural del Delta del Ebro.

Tiene un gran valor natural, ya que es la zona húmeda más importante de Cataluña, y la segunda de la Península Ibérica.

Se dice que es la tierra de colores, ya que el ciclo del arroz marca los diferentes colores de los paisajes. Primavera azul, verano verde, finales de verano amarillo e invierno terroso.

Fuente de vida: existen en el Delta del Ebro, hasta 343 especies de aves vistas, y más de 500 especies de vegetación, entre las que destaca el producto estrella del territorio, el arroz.

El paisaje se caracteriza por una extensión de tierras totalmente planas que le dan un aspecto peculiar a toda Cataluña.

Y el Delta, no sería el Delta sin su Río Ebro, donde llega a su desembocadura, bañando las tierras y creando un paisaje espectacular de humedales, arrozales, playas de arena fina, dunas y espejismos.

Reserva de la biosfera. La observación de aves es una de las actividades más practicadas en el Delta. Garceta real, la patxera o los famosos flamencos. ¿Te atreves a contar cuántas especies diferentes has podido observar?

Y no hay que olvidarse de la riqueza cuilnaria, uno de nuestros principales atractivos. La gran variedad de productos frescos, de proximidad, de gran calidad, elaborados por cocineros de nuestras tierras que crean recetas exquisitas: arrossejats, paellas, anguila en ‘suc’, o arroz col y ‘fesols’. El sabroso marisco del Delta, mejillones, ‘tellerina’, ‘canyuts’,… Si eres amante culinario, los sabores del Delta del Ebro no te dejarán indiferente.


Vive el Delta del Ebro desde infinidad de experiencias. Prepárate para adentrarte en un mosaico de texturas naturales.

Desconecta de la rutina sintiendo algunas de las sensaciones más intensas que vivirás en tu vida: pasea entre arrozales, disfruta de los colores del cielo al atardecer, navega por el río con un viaje en barco, o adéntrate en las hombreras con kayak. Hay infinidad de itinerarios naturales por descubrir: playas, lagunas, río o arrozales, cada experiencia es única. Respira el ambiente salado del territorio y imprégnate de la calma de forma instantánea.

Deporte, Fotografía y Naturaleza:
Si te gusta el deporte y te gusta practicarlo en la naturaleza, el Delta no te dejará indiferente: existen todo tipo de actividades acuáticas (kayak, piragua, remo,…) largos itinerarios para hacer en bicicleta o mountain bike o correr mientras observas el río o el mar. Y los días de viento aquí son oportunidades para poder practicar kitesurf o vela.

Si eres amante de captar con una cámara paisajes únicos y singulares que seguro que no encontrarás en ningún sitio, el Delta del Ebro es el atractivo que estás buscando.

Reserva ahora y disfruta de un entorno idílico en tus próximas vacaciones